¡Ay Dios se siente tan rica tenerla metida que rica pinga como me gusta.

Esta nena se fue a tomar unos piscos con su amigo y como estaba tan empilada se fue a un hotel a seguirla. Pero una vez en la habitación, lo único que iba a chupar era una verga. Y es que el pendejo aprovecho que estaba borracha para poder cacharla y chuparle todo su ojete. Ella aceptó coger y no paraba de gritar de tanto placer cuando se la follaba y le daban bien duro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.