Cachando a mi empleada.

Mi empleada se quiere ir temprano pero tiene que dejar bien tendida mi cama. Pero el problema está en que yo aun quiero seguir durmiendo. Así que llegamos a un acuerdo en el cual ella me saca toda la leche con un rico polvo y yo la dejo tender mi cama. Aunque al final la muy bandida se emocionó y todo terminó hecho un desastre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.