Cachando con una puta de miraflores.

El otro día estaba tan arrecho que termine metiendome a un conocido bar del parque Kennedy donde hay putas. Quedé prendado de una culona y me la termine llevando a un hotel cercano donde la flaca sin mayor preámbulo me hizo una chupada de pinga y una montada espectacular. La nena de tremendo culo adoraba cabalgar sobre mi verga y mientras la penetraba me decía que era mi ramera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.