Cachando de lo mas rico a mi flaca le gusta piernas al hombre.

Mi flaquita es bien religiosa, pero eso no quita que sea una ninfomana de aquellas. Siempre que me quedo a solas con ella en su habitación terminamos tirando como unos conejos. Ella disfruta un montón cuando la penetro, especialmente cuando lo hago patas al hombro porque dice que así siente mas mi verga. Luego por lo general se monta sobre mi y cabalga duro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.