Chiquitingo en la cocina.

Para montarle un monumento a esta preciosa culona, con semejante tarro lo único que podemos decirle es abusiva, y encima resulta ser una terrible golosa, mírenla aquí en pleno asunto con su vecinito, quien se ganó con un chiquitingo con la preciosa culona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.