Despues de una pichanga me la cache a la prima.

Después de jugar partido de con los patas del barrio me voy a la casa de mi prima que vive en la Plaza de la Bandera para ponerla al día. Ella siempre me espera calatita y con la concha bien mojada. Me dice que soy su campeón y que quiere le meta la verga bien duro y le haga ver estrellas de tanto placer. ¡Gol!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.