Ella nunca se dio cuenta que la grabaron