Esta tia muy puta me deja trapo en la cama.

El otro día fui a un spa en Jesús María por unos masajes y me atendió una tía con un culo muy ponedor. Ella me dijo que por un dinero extra podíamos tener sexo y yo acepte su oferta. Nos fuimos a un hotel cercano y ahí me volví loco cogiendo sus nalgas. Ella se sentó sobre mi verga y se puso a cabalgar por varios minutos hasta dejarme sin una sola gota de leche en las bolas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.