Mi putita de lince me deja trapo en la cama.

Mi putita de linca me vuelve loco. Ella tiene un culito que despierta miradas en todos los hombres y la otra vez tuve la oportunidad de llevármela a un telo. Nos pusimos bien arrechos al sentir nuestro cuerpos juntos y rapidito le quite el calzón para así poder disfrutar de su papita. Ella cuando sintió mi pichula dentro empezó a moverse como una licuadora y no paró hasta dejarme sin una sola gota de leche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.