Reventando el culo a la trampa.

Él está casado pero no le importa serle infiel a su mujer con esta madurita por dos razones. La primera es porque esta trampa es una gordita muy fogosa y la segunda es porque esta pendeja siempre está dispuesta a que le haga el sexo anal. Ella disfruta un montón cuando la vacunan por el culo y siempre pide que le rellenen el tubo de leche calentita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.