Un polvo excelente con esta puta gritona.

Esta putita es pituca en el día a día, pero cuando está en una cama con su amante se convierte en una puta que no le hace asco a nada. A ella le encanta chupar pinga y que mientras lo hace le metan el dedo en el culo y la papa. Cuando ya está bien arrecha y mojada, la nenita se deja de hacer de todo en la cama y comienza a gritar como una verdadera puta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.